19 de octubre de 2012

Fantasma del tiempo


Fantasma emergido de la espuma del tiempo,
aparición con sorprendente hedor a rancio.
Perdida la calidez y el buen juicio de antaño
agita el espantajo del sarcasmo zafio.
Aún recuerdo aquel trato sensible y elegante
reducido hoy a un penoso arrastrar de pies enlodados.
Izado del fondo como un pecio antiquísimo,
retorna con el cascarón hueco
incrustado de parásitos negros.
Vuelvo la cara, no soporto el fétido hálito.
Regresa a la fría fosa del olvido.



(La foto pertenece a este sitio)

17 de octubre de 2012

La plaquette "El Sitio", de Navarro Beloqui



Hace un par de años publicaba en este blog una entrada con el primer libro de poemas de un joven poeta. Se trataba de Navarro Beloqui y su obra, Nafsak. Decía que pronto oiríamos hablar de nuevo de él y no me equivoqué.
El próximo día 19 de octubre presenta en Santander una nueva creación. Se trata de la plaquette El sitio, (Ediciones Tantín), una obra difícil de catalogar que además de poemas incluye también prosa poética.
A la espera de tener en mis manos el texto, que sin duda será de tan excelente factura como Nafsak, adelanto aquí los datos de su presentación por si alquien quiere animarse.

Será, como digo, el día 19 de octubre, a las 20.00 horas en el hotel  Santemar, de Santander. Además de disfrutar de las lecturas de Navarro Beloqui, los asistentes podrán degustar también anchoas del cantábrico, ya que la empresa envasadora Codesa patrocina el acto.
Literatura y gastronomía cantábrica juntas en una novedosa presentación literaria para que aprevechen el alma y el paladar.

Navarro Beloqui, durante la presentación de Nafsak 
en el Ateneo de Madrid, en noviembre de 2010


14 de octubre de 2012

Catecismo de San Expedito, Mártir: del alma de los Mercados


Del Catecismo Libertario de San Expedito, Mártir:

Epígrafe 9: ¿Por qué no se ve el alma de los Mercados?

Porque el alma es también inmaterial, y como lo inmaterial no puede ser captado por los sentidos (vista, tacto, gusto, oído, olfato) , no la podemos ver, palpar, oír, etc. pero el alma de los Mercados es el principio vital, aquello por lo que el capitalismo vive.

La recomendación de San Expedito: Es una contradicción en sí misma hablar del alma de los Mercados, porque los Mercados no tienen alma. Los Mercados son la fachada de cartón piedra levantada por los especuladores financieros para engañar a las gentes simples haciéndolas creer en la inevitabilidad de los procesos económicos. De este modo nos esquilman a todos, se ríen de nosotros y perpetúan (y agravan) un sistema injusto. Pero es mentira, detrás de los Mercados solo hay gentuza a la que, siempre que sea posible, conviene pegarle una patada en el culo... metafóricamente hablando (o no).

Catecismo Libertario de San Expedito Mártir,
Patrón de la Acción Directa y su Aplicación Consecuente (AD/AC)

5 de octubre de 2012

La decadencia de los políticos


El juez Santiago Pedraz de la Audiencia Nacional, en el auto en el que dejaba libres sin cargos a todos los detenidos por la manifestación del 25 de septiembre en Neptuno, justifica en parte las movilizaciones populares en "la decadencia de los políticos".
A primera vista, es decir, en una apreciación somera y superficial, este juicio puede ser compartido por la mayoría de la sociedad española, otra cosa es que el citado juez tenga derecho a entrar en esas consideraciones.
El "pijo ácrata", como ha calificado a Pedraz otro pijo de libro, Rafael Hernando, portavoz adjunto del Partido Popular, ha puesto de los nervios a la plana mayor del PP, que no admite críticas ni contradicciones a la deriva totalitaria en la que lo ha embarcado Mariano Rajoy.
Sin embargo, para hablar de decadencia es preciso haber tenido antes un momento de esplendor. El Diccionaro de la Real Academia define decadencia como "Declinación, menoscabo, principio de debilidad o de ruina". Y en España no hemos tenido apenas menoscabo en la condición plana y anodina del político patrio. Ni siquiera hubo un momento cenital en la cada día más cuestionada Transición, ni en los primeros gobiernos de Felipe González. Hoy, la mayoría de nuestros exgobernantes están perfectamente acomodados a sueldo de las empresas multinacionales a las que favorecieron mientras eran "servidores públicos". Bien es cierto que Rajoy y su gobierno baten recórds en su servicio a la banca alemana y que lo hacen de forma zafia y con poco disímulo. Rajoy se parece al policia Frank Drebin interpretado por Leslie Nielsen en las películas de "Agárralo cómo puedas", que dejaba un rastro de destrucción a su paso. Solo que Rajoy no tiene gracia. Probablemente si preguntan al presidenre dirá que prefiere que lo comparen con Godzilla. A fin de cuentas Rajoy ha tenido éxito: ha destruido el Estado del bienestar sin que la mayoría de la población levante una ceja.  
Eso me reafirma en lo que pienso y escribo aquí desde hace tiempo: que la decadencia no es solo de los políticos, sino de la sociedad española, que vive narcotizada y como ajena a su propio futuro. Esta alienación es un éxito claro de la clase política y de los medios de comunicación, en especial de las cadenas televisivas.
Francisco Ferrer i Guardia, creador de "La Escuela Moderna",  ya advertía en 1904 de que los Gobiernos han fomentado siempre la ignorancia popular porque "la ignorancia facilita la dominación". La aplicación práctica la podemos comprobar con los recortes educativos y científicos aplicados por el tertuliano metido a ministro/monaguillo, Juan Ignacio Wert.
Hoy el opio del pueblo no es la religión, como afirmaba Marx. Los tiempos cambian y esa droga ha sido reducida a estrechos círculos, aunque no por pequeños menos poderosos y fánaticos. No, hoy la alienación vienen por otras dos drogas: la cocaína de la telebasura y la heroína de los dispositivos electrónicos móviles, ya saben, los ipad, ipod, blackberry, tabletas, smartphones y demás zarandajas sin los que la mayoría de la gente no puede vivir.
Ambas, telebasura y dispositivos móviles, sirven para tener embelesados a diferentes grupos de gente. Es cierto que mientras la telebasura no tiene justificación alguna, los dispositivos son herramientas muy útiles (gracias a ellos los antidisturbios han dejado de golpear con impunidad). Pero, en ninguno caso deben ser el centro de la existencia, como ocurre cada día con más gente. Por eso, mientras esas dos drogas sigan imponiéndose en nuestra sociedad no habrá reacción posible.
Porque, volviendo al principio, es cierto que tenemos unos políticos mediocres y decadentes, pero se bastan para controlar con sus burdas manipulaciones a una sociedad mediocre y decadente como la nuestra.



La foto es de este blog.

CINCO PUÑALADAS Y UN DISPARO

¡Zas! ¡Zas! ¡Zas! ¡Zas! ¡Bang! ¡Zas! Expiró aferrado al policía, pensando en sus hijas. No pudo soportar que lo multara por...