31 de marzo de 2012

Amnistía fiscal

La semana pasada me llegó una carta de la Agencia Tributaria para que justificara las donaciones que había incluido en mi declaración de IRPF. Soy socio de Unicef, Ayuda en Acción y Aldeas Infantiles. La declaración me sale positiva, a pagar unos mil euros, pero a la Hacienda Pública no le parece suficiente. Tuve que aportar de nuevo (ya lo había hecho, pero se ve que la Agencia Tributaria tiene tendencia a perder los papeles) los resguardos correspondientes. Más o menos unos trescientos euros anuales. ¿Cuánto más me quería rascar el bolsillo Hacienda?

El viernes pasado el Consejo de Ministros apruebó una amnistía fiscal para los grandes defraudadores. ¿Se imaginan la cara que se me quedó? A mi me investigan por unas donaciones a ONG dedicadas a ayudar a los niños del Tercer Mundo y a los grandes defraudadores les perdonan sus fraudes a la Hacienda de todos los españoles. Este es el espíritu que alienta al nuevo gobierno: apretar a los modestos para regalárselo a los ricos.
¿Se extraña alguien de que luego haya disturbios en algunas manifestaciones? Yo, no.

30 de marzo de 2012

Asalto a la última barricada

No suelo hacerlo, pero hoy quiero repetir una entrada que publiqué el 28 de septtiembre de 2010 con motivo de la reforma laboral que perpetró Zapatero. Lo hice en "El hombre del pirulí", otro blog más combativo que cerré temporalmente hace unos meses. La decisión de recuperar esta entrada no se debe a la Reforma Laboral de Rajoy, ni a la Huelga General de ayer, sino a las declaraciones que hizo Esperanza Aguirre, que son muy clarificadoras: "Estos sindicatos caerán como el muro de Berlín".

 Es esta:



Mañana está en juego la última barricada que los contiene. Es una barricada muy delgada, de papel, casi invisible y muy probablemente quedará arrumbada por la acometida de esa bestia que todo lo devora y que se llama MERCADO. En realidad ese término no es más que un eufemismo. Detrás de la palabra MERCADO, como si de una careta se tratara, se ocultan la derecha liberal (antes los llamábamos conservadores), las multinacionales, los bancos, las financieras, las agencias de evaluación de riesgos, los especuladores, los brokers y toda esa cuadrilla de empresarios oportunistas, gorrones y avarientos que siguen a pies juntillas los postulados de Carlos Solchaga: enriquécete pronto y rápido.
Junto a estas poderosas fuerzas, que cabalgan como potros desbocados desde que desapareció el contrapeso de la Unión Soviética, se asocian otros colaboradores necesarios, como algunos medios de comunicación, que trabajan sin descanso en la lobotomización de la conciencia ciudadana. Nos bombardean con telebasura, programas de vísceras, realities infumables y fútbol, además de elevar a la categoría de reinas mediáticas a hembras incultas y chabacanas, gentuza sin oficio ni beneficio, que, por obra de la caja tonta, se nos aparecen con más brillo que la Virgen de Fátima.
Paralelamente, las mismas multinacionales nos ahogan con una insoportable lluvia de mensajes publicitarios para convertir en imprescindibles todo tipo de objetos, artilugios y cachivaches que compramos compulsivamente hasta entramparnos de por vida (ipod, blackberrys, coches, televisores de plasma, electrodomésticos varios, zapatillas de deporte de esta u otra marca...)
Así consiguen enredarnos en su juego: nos pagan poco y lo poco que ganamos lo gastamos en sus economatos. Tenemos libertad de elección, sí, pero solo en teoría, porque la presión es tan brutal que obedecemos sin darnos cuenta y les reembolsamos nuestro salario a cambio de sus abalorios.
Quienes deberían defendernos, simplemente, se dejan llevar para no perder posiciones de privilegio, como le sucede al gobierno socialista, que cumple sumisamente con todo lo que le ordenan desde el FMI, el BM, la CEOE y hasta la Conferencia Episcopal sin la menor resistencia, y renunciando a lo que nos había dicho que eran sus  principios irrenunciables.
¿Y los sindicatos? Ellos también están contaminados, viven de las subvenciones gubernamentales y por eso han retrasado tantos meses la necesaria huelga general de mañana. Sin embargo, pese a todo, son el último reducto ante la ofensiva global contra el Estado del Bienestar y los derechos de los trabajadores desatada por esa conjunción de fuerzas agrupadas en torno al MERCADO. Un asalto que, no lo olvidemos, está perfectamente orquestado, aunque quieran hacernos creer que la crisis ha surgido por casualidad.
Pese a las miserias en las que habitualmente se mueven los sindicatos, en su interior aún palpita débilmente ese sentido de la solidaridad y de la justicia social que ya no se ve por ningún otro lado. En ellos, muy de vez en cuando, hay un destello de lucidez que les hace rebelarse contra ese mundo que nos espera sin remedio si el MERCADO derriba esta última barrera.
Por estas razones mañana apoyaré la huelga, para que toda esa corporación del mal que nos amenaza no se salga con la suya arrebatándonos los pocos derechos que nos quedan, porque no quiero que mis hijas crezcan en un mundo en el que solo se las compute como mera mercancía al servicio de los caprichos del MERCADO, porque hay otra forma de vivir diferente a la que nos quieren imponer las grandes industrias del consumismo masivo y ciego.
La reforma laboral que ha aprobado el gobierno de Zapatero no es más que un peldaño en la dirección que marca el dios MERCADO. Luego vendrán otros, como la destrucción de los sindicatos (España es el lugar de ensayo), el retraso en la edad de jubilación (se ensaya en Francia), el alargamiento de la jornada laboral (ya lo intentó el Parlamento Europeo, aunque se logró evitar, ¿recuerdas?) y el recorte de las prestaciones sociales y de las pensiones. Eso sin contar la privatización (para enriquecimiento de unos pocos) de todo tipo de servicios esenciales que han venido siendo públicos, como la educación y la sanidad.
En suma, caminamos hacia un mundo cada día más desigual, con mayores diferencias sociales, en el que los ricos se enriquecen sin medida ni contención y a los pobres se los contenta dejándoles admirar, por el ventanuco de la prensa rosa, la vida de glamour, lujo y despilfarro en la que, sin el menor atisbo de vergüenza, hozan las llamadas clases privilegiadas.
 Razón tiene Rosendo: "Majete, no todo el que saca mete". O, dicho de otra manera, hay unos cuantos que sin aportar nada se lo llevan crudo, mientras que la nada queda para los que más contribuyen.

28 de marzo de 2012

¡Basta!


Hambrientos y privados de trabajo,
sin derecho a subsidio de paro,
carentes de educación,
maltratados por los amos
que les negaron la sanidad, la cultura, el ocio y el derecho a protestar,
se organizaron en pequeños grupos
clandestinos
Y tomaron las armas.
Dijeron ¡basta!

23 de marzo de 2012

La carta



El sobre estaba sobre la mesa del despacho. Supuso que contendría la clave de su ordenador privado o quizá  alguna recomendación de última hora de su antecesor en el cargo. Lo abrió y comprobó que contenía una carta con el sello de una gran multinacional.
El texto, muy breve, decía así: “Si usted es generoso con nosotros sabremos recompensarlo después, cuando acabe su mandato, lo mismo que hemos hecho con quienes lo precedieron”.
Estuvo a punto de llamar a su secretario, indignado por aquella propuesta que más parecía un soborno. Pero se contuvo. Tomó asiento en el mullido sillón que acaba de heredar, y recapacitó. Pensó en los destinos de sus antecesores y esbozó una sonrisa. Se guardó el sobre en el bolsillo interior de la americana y se encaminó a su primer consejo de ministros.

15 de marzo de 2012

As crendas de San Porfirio

Acaba de publicarse una nueva novela mía, esta vez en gallego: As crendas de San Porfirio. Diario terapéutico dun esquizofrénico. Se trata de una obra a medias entre el esperpento y la comedia negra, en la Galicia de los ochenta, aquella del Superdepor de Arsenio Iglesias.
Cuenta la historia de un esquizofrénico... O, mejor dicho, un esquizofrénico cuenta su historia en un cuaderno para cumplir una revolucionaria terapia impuesta por los doctores que lo tratan. El narrador explica sus experiencias como enterrador en el concejo de Vilabouta, donde debe dar tierra a don Onofre, un viajante de comercio recién fallecido.
A los pocos días del sepelio se descubre que don Onofre, poco antes de morir, había comprado varios décimos de la Lotería de Navidad que resultan agraciados con el premio Gordo. ¿Dónde están esos décimos?, se pregunta su desconsolada viuda. ¡En el traje que le sirvió de mortaja!, ya que fue inhumado con la ropa que llevaba puesta cuando le sobrevino la muerte, en un terrorífico accidente de tráfico.
La locura que se desata para buscar los décimos, premiados con 300 millones de pesetas de las de antes, lleva a Marcial, su único hijo, a Madrid, donde descubrirá la doble vida de su padre. Un viaje que no solo será por la geografía nacional, sino también al interior de su conciencia, que se removerá a medida que averigua que su padre no era el que aparentaba.
Pero Marcial no es el único que va detrás de la pista del dinero: un guardia civil putero, un proxeneta violento y cabrón y un detective un tanto raro, entre otros personajes, tienen el mismo objetivo.

El título de la novela responde al psiquiátrico en el que estuvo encerrado nuestro protagonista durante varios años. Allí conoció a don Amadeo, uno de los internos convertido en verdadera eminencia del centro que llegó incluso a recibir la visita de Alfonso XIII. Don Amadeo, en sus largos años de encierro, escribió las Creyendas (as crendas) de San Porfirio, un acrónimo formado por las creencias y las leyendas de la institución en las que se mezclan hechos reales con invenciones.
La novela ha sido publicada por la editorial gallega Papilosante.

9 de marzo de 2012

Diario de Jürgen Toepfer: dignidad



La dignidad no es una virtud consustancial al ser humano. En nuestro caso solo floreció cuando la colocamos en la punta de las bayonetas.




Jürgen Toepfer
mercenario en la RD del Congo

6 de marzo de 2012

Diario de Jürgen Toepfer: perros



Nos robaban y golpeaban, nos insultaban y humillaban, pero seguíamos besándoles las manos. Fue entonces cuando comenzaron a llamarnos "mbwa", perros.



             Jürgen Toepfer
  mercenario en la RD del Congo

CINCO PUÑALADAS Y UN DISPARO

¡Zas! ¡Zas! ¡Zas! ¡Zas! ¡Bang! ¡Zas! Expiró aferrado al policía, pensando en sus hijas. No pudo soportar que lo multara por...