14 de julio de 2010

Nafsak


Nafsak es el primer libro de poemas de Navarro Beloqui. Según me cuenta, ese término extraño, nafsak, significa tú mismo en árabe. Apropiado en un volumen que habla del amor de uno mismo y de los demás. Aunque lo hace en términos oscuros, difíciles, tanto que a veces es necesario reeler despacio los poemas para intentar desentrañar su significado, 


Sueño diabólico

Qué término desastre
colapsa la yugular de la encina
cuando los ángeles afirman
que no existen
y el umbral de tu puerta
pierde plumas de ave.


Buen 'charm'

Subvertida en el sueño famélico del amor,
el maremoto triste de la luna
que avanza o retrasa la esperanza de las olas
es tu aliado.


envueltos en potentes imágenes y bellísimas aliteraciones,


En los valles

Pide tus labios un amanecer,
busca el secreto horadado en la roca de tu boca
recorre los valles de las comisuras y
sorbe hermosos suspiros de espuma.



O con contundentes anáforas,


Palabras tónicas

Ateneo de centeno entre unos labios.
Palabra negra
Palabra muerta
Palabra de pena
se lamenta de amor.


Un libro de poemas que habla del amor, de sus espinas y de sus heridas, de los amantes y de los estragos por los que respiran. Un sorbo de literatura fresca pero no sencilla que obliga a ejercitar la mente y no solo el corazón. 
Pronto sabremos más cosas de Navarro Beloqui, sin duda.

9 comentarios:

  1. Eso es escribir y lo mío juntar letras. Anda que no hay diferencia...

    ResponderEliminar
  2. ¿Ya vuelves a las andadas, maño? ¿Tendré que soltarte otro exabrupto?

    ResponderEliminar
  3. ¡Caramba! Muchas gracias por esta entrada, Paco. Es para mí un orgullo, sin duda. Y creo que sirve como punto de encuentro entre novelistas y poetas, algo que muchos se han empeñado en ocultar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Me gusta: concentración expresiva, combinación de emoción y razón con su puntico de juego, ritmo de versos semilibres...

    Deseo suerte al poeta en ese mundo de hienas y capillitas al que no sé si aspira, más allá del gozo y el sufrimiento de crear.

    En cuanto al encuentro entre novelistas y poetas del que el poeta habla, no tendría por qué ser tan infrecuente. Sobran nombres para justificarlo, mas la mercantilización de la cultura, por un lado, y una equivocada, a mi juicio, valoración de cánones, por otro, pesan en exceso y hacen olvidar el punto de partida: toda creación basada en la palabra es poesía.

    Gracias, Paco, por dar a conocer voces como la de Navarro Beloqui.

    ResponderEliminar
  5. ...Y por darnos ocasión de admirar algunas fotos muy buenas.

    ;)

    ResponderEliminar
  6. qp, de nada, me han gustado mucho los poemas del libro, por eso lo saqué aquí. No veo diferencia entre escritores, poetas, novelistas, etc, todos jugamos con el mismo barro, que son las palabras.

    Gracias vecino, y me alegro de que tomes interés por Navaro Beloqui, ya que escribe muy bien.
    Lo que no entiendo es lo de las fotos. ¿A qué fotos te refieres?

    ResponderEliminar
  7. Bueno: estuve curioseando. Navarro Beloqui tiene varios blogs en los que se ven, fundamentalmente, fotos.

    ResponderEliminar
  8. Es verdad, no había caído. Tienes razón.

    ResponderEliminar
  9. Gracias, Juan Carlos por tus palabras y por esa idea que brindas acerca de las instantáneas ;)

    "en ese mundo de hienas y capillitas al que no sé si aspira, más allá del gozo y el sufrimiento de crear".
    No sé qué decirte al respecto con relación a aspiraciones. Aspirar, exhalar, en todo caso. :) Pero hay muchas cosas que me provocan náuseas...pero no quiero servir de agujeros negros vuestros dulces comentarios.

    Buenas vacaciones

    ResponderEliminar

CINCO PUÑALADAS Y UN DISPARO

¡Zas! ¡Zas! ¡Zas! ¡Zas! ¡Bang! ¡Zas! Expiró aferrado al policía, pensando en sus hijas. No pudo soportar que lo multara por...